URARTU, DESCUBRIENDO EL "REINO PERDIDO" - (Kurdistán - Turkia 2021) | Jordi Maqueda

SUBIENDO VOLCANES / Jordi Maqueda / Viajes / Historia / Ruta de la Seda

Urartu, descubriendo el Reino Perdido.
Antigua Fortaleza de Doğubayazıt, y primer contacto con Urartu .
Urartu, el Reino Olvidado y la Relación con el Monte Ararat.
Urartu, y la Identidad Armenia.
Urartu, desde el punto de vista arqueológico.

URARTU, DESCUBRIENDO EL REINO PERDIDO

Como mencioné en un artículo anterior (Ararat, El Gigante Dormido) la primera vez que pasó por mi mente viajar al Kurdistán —allá por Dec. 2018 hablando con Pako la noche de fin de año en el Sáhara— y visitar sus volcanes, incluido el Ararat, no estaba yo especialmente seducido —debido más a mi ignorancia—por la idea, y a la vista de la inactividad de los colosos, de visitar unos volcanes dormidos. No lejos de esta misma región, fronteriza con Irán / el Mt Damavand, por poner un ejemplo, parecía más interesante, geológica e históricamente hablando. Sin embargo, a medida que fui estudiando en mi casa y en profundidad la región, los volcanes, los días y las rutas posibles a seguir en esta tierra de Caín, fría y reseca, del oriente de Anatolia, un sugerente y atractivo gusanillo empezó a mostrarse superando, por momentos, lo que un viaje —otro viaje más—podía ofrecer. Parecía haber cosas interesantes que visitar, y no hablo sólo de volcanes. Fue por casualidad —mientras estábamos todos encerrados en nuestras casas allá por Abril de 2020— cuando un nombre en la ruta posible, del posible viaje, disparo mi atención: buscando luego información de inmediato, leyendo y días después hablando con algunas personas hasta que finalmente, constaté, que precisamente en esta parte —norte de la antigua Mesopotamia— y, precisamente, por donde transcurrirá mi posible viaje, había algo de mi interés, y que años atrás me había sorprendido notablemente, como supongo le ocurriría igualmente a cualquier otro, amante de la historia y las civilizaciones antiguas. Concretamente, la ciudad de Van —que estaba dentro de mi posible ruta— era uno de estos lugares: siglos atrás cuna de un reino perdido, y de una de las civilizaciones más interesantes, por desconocida y menos estudiada en occidente hasta hace no demasiado tiempo, permanecido oculta a la historia durante siglos: "Urartu, El Reino Olvidado”. Un Reino que sería redescubierto para la historia por los arqueólogos en el siglo XIX y que poco a poco parecía estar revelando algunos de sus magníficos secretos... todo así, junto Estambul / Constantinopla, Sanliurfa / Urfa y Gobleki, sin mencionar que, por lo visto, la (Caldera Nemrut) sí mostraba actividad en su lago,  sumado esto a los sucesos trágicos vieron estas tierras a principios del siglo XX, y que en esta región sufrieron kurdos y armenios, hizo que este viaje comenzase a tomar un mayor interés. 


Fragmento Mural de Urartiano Toro ( Fortaleza de Erebuni - Ereván, Armenia )

Pero, volvamos a urartu. En muchos de los altos picachos del país montañoso que va desde el noroeste iraní hasta el río Karasu, en Anatolia, se levantan ruinas de antiguas ciudades y fortalezas poderosas. Abandonadas mucho tiempo atrás, las gentes cultas de la Armenia Medieval las atribuían a los asirios, como el historiador Movsés Xorenaci, del siglo V d. C. quien, en un fragmento de su "Historia de Armenia", concedía a la célebre Sammuramat, la erección de la inexpugnable Van Kalesi, a orillas del lago Van. Nadie entendía entonces la larga inscripción cuneiforme grabada en la roca. Y nadie podía saber que aquellas piedras milenarias eran cuanto quedaba de la ciudad de Tuspa, la capital del reino de Urartu, el rival de Asiria. A mediados del siglo XIII, Sulmánu-asared I hablaba de un país de Uruatri al norte, en las remotas montañas armenias, uno de los más combatidos por Asiria. Pero hacia el 830 a. C. Assur comprobaría hallarse ante una gran potencia que le disputaba con éxito no sólo la montaña irania, Mannai y los pasos, sino también Siria y el área luvioaramea. La antigua geografía de Urartu, repartida hoy entre Irán, Turquía y la antigua Unión Soviética, parece no adecuarse metodológicamente a una historia del arte iranio. Cierto que situada entre tres mundos del Oriente antiguo, Anatolia, Mesopotamia e Irán, suele quedar al margen de los libros especializados en tales áreas. Pero entiendo que Urartu, tan cercana en ciertas cosas a Asiria, cumplió un papel incuestionable en la historia de los pequeños reinos de los Zagros y en la maduración de las tribus indo-iranias de persas y medos. La tradición de tal papel sería recordada por Heródoto y aparecería manifiesta en la cultura material de los medos. Pero además, los trabajos de P. E. Pecorella y M. Salvini en el Azerbaiyán iranio, al oeste del lago Urmia, han confirmado las profundas raíces y la constancia cronológica de una relación estrecha entre Urartu y la tierra del Irán. Durante la segunda mitad del II milenio, la región montañosa de los lagos armenios y azerbaiyanos parece haber estado habitada por pueblos distintos, de los que algunos al menos podrían haber tenido parentesco con el Mitanni hurrita. Así se explicaría que, como recuerda V. Haas, los hititas llamaran "países hurritas" a la región oeste del lago Van. Más o menos en torno a él, los documentos hititas y asirios sitúan entre otros a las gentes de Alse, Isuwa o Papanhi. El Imperio mitannio de al-Yazira mantuvo relaciones con la meseta armenia. Algunas confirmadas de forma curiosa: V. Haas se refiere a una comunicación hecha por el doctor W. Seipel de Linz, en la que éste confirma la procedencia armenia de un colorante llegado a la corte de Hatshepsut, muy probablemente por vía mitannia. Cuando Hanigalbat era ya un fantasma en lucha por sobrevivir, documentos hallados en Hattusa sugieren que la población superviviente huía a las montañas. Y así, puede que las distintas coaliciones de pueblos de la región que los asirios llamaban ya Uruatri y Nairi, la última dirigida por un príncipe Kili-Tessup, contaran con no poca población hurrita. Pero la lengua hurrita murió. Y la del posterior Urartu, aunque arranque del mismo tronco, tendría una evolución muy distinta. Como dice G. Wilhem, cuando Urartu nazca, ni su región ni su cultura tendrán mucho que ver con lo hurrita y sí, curiosamente, con su ancestral enemigo: Asiria. Como escribe Liverani, Urartu era en principio una pieza más del mosaico de Nairi. Pero a mediados del siglo IX a. C. un rey supo unir bajo su mano algunos principados más y formar el gran reino, cuyo núcleo formaban el lago Van y la región circundante. Desde el principio, los reyes de Urartu en lucha con muy especiales condiciones geográficas y políticas, se dedicaron a ocupar, urbanizar, proteger y aprovechar el terreno de tal forma, que Paul E. Zimansky ha podido escribir sobre la estructura del estado urartio un libro no habitual en la historiografía: "Ecology and Empire". En efecto, ciudadelas fortificadas en picos inexpugnables, torres protegiendo los pasos y los valles, repoblación forestal, canales. El centro político, bien protegido, era Tuspa, la actual Van Kalesi a orillas del lago Van, donde la corte urartia, pese a su frontal oposición a Asiria, se dejaría influir con gusto. Así, en las primeras inscripciones redactadas en asirio, en las titulaturas reales y en la organización militar y administrativa. Pero no había razones para la simpatía. Antes bien, se diría que una antipatía ancestral les enfrentaba aunque, como M. Wäfler precisa, la raíz última era fundamentalmente económica. Según él, el enfrentamiento militar entre Asiria y Urartu se explica por dos objetivos vitales para uno y otro Estado: el control sobre las más importantes rutas del comercio -las del Irán, como puso de relieve L. D. Levine- y las zonas productoras de materias primas. A comienzos del I milenio sólo quedaban dos accesibles, la luvio-aramea y la situada entre los mares Negro y Caspio. La segunda estaba cubierta y explotada por Urartu. La primera, se la disputarían. Y la guerra entre ambas potencias tendría dos fases: del 827 al 740 a. C., época de primacía urartia cuando los reyes Ispuini (ca. 830-820), Minua (ca. 810-780), Argisti I (780-760) y Sarduri II (ca. 760-730) extendieron el imperio y los intereses urartios englobando las regiones del Arax y el lago Sevan, parte de la costa del Mar Negro, el valle del Eúfrates en el área de Malatya, el Irán montañoso en la región de Mannai y el nordeste del lago Urmia. Pero la coalición luvio-aramea dirigida contra Asiria fracasó. El 743 sería la fecha que marcaría la inversión. La fase siguiente propuesta por M. Wäfler (740-709 a. C.), sería la de recuperación asiria. Rusa I (730-713), en un intento por rehacer la situación, volvió a ocupar Mannai y alentar a los luvio-arameos; pero Sargón II (721-705), con su famosa VIII campaña derrotó a Urartu en su propio terreno. Rusa sufrió por el norte además el inesperado ataque de los cimerios contra los que, según parece, murió combatiendo. Luego, la historia de Urartu sería confusa. Ciertamente, Assur-aha-iddin, Sinahhé-enba y Assur-báni-apli parecen haber respetado al reino de Urartu. Si los contemporáneos Argisti II (713-680) y Rusa II (680-ca. 640) estaban empeñados en el norte, fortificando las fronteras con ciudadelas como la de Bastam, en el Irán, es presumible que las relaciones con Asiria fueran pacíficas. Pero en el 614 los medos ocuparon Assur. Y poco después, hacia el 590, medos y escitas arrasaron el eficaz sistema de fortalezas de los valles y montes del reino del norte. El nombre de Urartu incluso desaparecería. En época aqueménida, sobre el viejo país de Urartu crecería la satrapía de Armenia. Pero, aún habría más, más motivos que llamarían mi atención e insultaban mi ignorancia: la relación estrecha entre (Urartu y Ararat)  era uno de ellos.
Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.