SEGURIDAD EN VOLCANES ACTIVOS

SUBIENDO VOLCANES

Seguridad en  volcanes // Volcano Safety | Jordi Maqueda

Nada ni nadie puede garantizarle la seguridad al visitar un volcán en Ciclo Activo. Menos aún si se pretende visitar el cráter. Las erupciones en un volcán que se encuentre en ciclo Activo pueden ocurrir en cualquier momento y sin previo aviso. Visitar un volcán activo puede ofrecer una experiencia extraordinaria de uno de los eventos más maravillosos de la naturaleza. Sin embargo, los beneficios deben sopesarse frente a los riesgos potenciales. El riesgo volcánico, es básicamente un producto del tiempo que pasamos en un área determinada del volcán, y la probabilidad combinada de peligros existentes durante ese tiempo en el área en particular, y se reduce por posibles factores como el grado de experiencia, preparación y disponibilidad de protección o escape adecuados. Recuerde que la Zona de riesgo extremo (Menos de 100m al cráter o respiradero activo) es el área también llamada como “zona de muerte”. Y que jamás debe ser abordada sin una buena razón para estar allí. Y, Siendo realistas, nadie-nunca tiene una buena razón para estar a menos de 100 m de un respiradero activo.

En un volcán activo no espere que otras personas entren en la zona de peligro y lo rescaten caso de ser alcanzado. No se puede confiar en los heroicos esfuerzos de la gente, y  arriesguen ellos su vida para sacarlo a Ud. Es una mentalidad de "culto a la carga" pensar que el rescate vendrá del cielo. Si no tiene experiencia y viaja sin guía calificado, como hay tantos, a la zona de peligro, pondrá en riesgo a los rescatistas cuando intenten ya no salvarlo, sino recuperar su cuerpo (como sucedió en el volcán Stromboli en 1986 cuando Albert Pérez-Bastardas, biólogo de Barcelona (España) de 33 años, que murió tras descender de Pizzo hacia un lugar algo más cercano a los cráteres siendo sorprendido por una erupción, y quefue golpeado por una bomba: un bloque de lava que le quitó la vida al instante. (Relato del accidente).

Por todo esto entiendo, que La finalidad última de los que visitamos colosos alrededor del mundo, y por tanto vamos conociendo un poquito mejor a los volcanes, a medida que adquirimos más conocimiento, y somos cocientes de lo que son y representan es, además de  hablar de sus maravillas, también informar, alertar y prevenir a cerca de sus riesgos, sin que ello devenga finalmente en prohibiciones que deriven en coartar la libertad de las personas. Pero, hemos de ser realistas: los volcanes a día de hoy se cobran muchas vidas innecesariamente ¿la razón? en mi opinión y en gran medida pienso que se debe a las redes sociales, subir volcanes, algunos de ellos ((activos)), se ha convertido en una actividad “desafiante para muchos” bastante común en lugares donde los volcanes están cerca del lugar donde vives; una actividad que, en este caso (volcanes activos) expone al individuo a un riesgo muchas veces obviado, y en otras casi siempre mal gestionado, bien por desconocimiento o por cualquier otra causa. Hemos de recordar que al contrario que en una montaña, donde los accidentes son mayormente por errores, deficiencia del equipo o falta de preparación del montañista; en un volcán, además que se puede dar cualquiera causa de las anteriores, hemos de añadir que el volcán está vivo y tiene sus propias características, particularidades éstas que lo hacen mucho más peligro que cualquier montaña frente al inexperto. Es por todo ello que esta línea de escritos pretende, mediante la información recogida: textos, ejemplos y casos concretos, advertir de esos peligros, y de la necesidad de saber gestionar el Riesgo cuando estamos sobre Volcanes, o más concretamente sobre Volcanes Activos. Pero en particular, quisiera mandar una aviso importante, y recomendar encarecidamente no entrar nunca: jamás, en ninguna de las zonas de Alto Riesgo y Riesgo Extremo de un volcán activo.


  EL RIESGO EN LOS VOLCANES ACTIVOS

La mayoría de personas asocia "volcanes" con "peligro". Y en buena medida es cierto: los volcanes PUEDEN ser muy peligrosos, incluso letales, pero tiene muy poco sentido decir que los volcanes son todos peligrosos, pues equivaldría a decir poco menos, que “las bicicletas o los coches son peligrosos". De entrada el riesgo es un término que a menudo se malinterpreta y confunde con "peligro". Entiéndase: Un peligro es un evento potencialmente peligroso, como un flujo de lava, una bomba volcánica que cae o un flujo piroclástico que avanza hacia nosotros; mientras que El riesgo es la probabilidad de que una persona, en este caso, resulte lesionada / muerta / dañada, etc. por ese peligro. Es por ello que los riesgos y la seguridad en los volcanes activos, debería estudiarse en un contexto más detallado, pues el riesgo y los peligros “reales” que entraña la visita de personas a un volcán dependerán de muchos y variables factores a tener en consideración, entre ellos, y más importantes:

1) La actividad actual, esperada o probable del volcán en el momento de su visita.
2) Su ubicación en el volcán (principalmente la distancia a esa actividad) y el tiempo que pasará allí.
3) Su preparación para reaccionar de manera adecuada ante posibles peligros.

El factor 1) varía mucho de un volcán a otro y con el tiempo, el factor 2) depende en gran medida de su decisión personal al visitar un volcán, y el factor 3) varía de persona a persona.

Aquí el valor cuantitativo del riesgo volcánico es aproximadamente un producto del tiempo pasado en un área determinada y la probabilidad combinada de peligros durante ese tiempo en esa área en particular, y se reduce por posibles factores como el grado de experiencia, preparación y disponibilidad de protección adecuada o posibilidades de escape. Queda entonces claro que el riesgo volcánico en cada caso solo puede estimarse. En particular, el factor 3), el estado actual de un volcán, que es extremadamente variable con el tiempo

Para minimizar los riesgos volcánicos involucrados en visitar volcanes activos, usted debería poder evaluar estos factores o, caso de duda, poder buscar el consejo de expertos locales y viajar siempre con un guía experto y responsable.

ZONAS  Y GRADO DE RIESGO ALREDEDOR DE UN VOLCÁN ACTIVO

El estado “actual” de un volcán es extremadamente variable con el tiempo y no tiene sentido definir zonas de riesgo fijas alrededor de algunos volcanes en concreto (por ejemplo, "de 300 a 1000 m desde el cráter") a menos que se relacionen dichas zonas de riesgo con un período particular en el tiempo y un estado del volcán (por ejemplo dentro de un ciclo activo). Por esta razón la extensión de las zonas de riesgo es variable y puede cambiar significativamente incluso durante su visita. Los volcanes siempre son capaces de sorprender, incluso aquello que parecen tranquilos, pueden darnos un buen susto o entrar erupción en cualquier momento y casi sin previo aviso. La siguiente es una distinción de 5 zonas de riesgo en términos cualitativos:

1-Zona de riesgo extremo ("No ir", "Zona de muerte")


Hay un área alrededor de un respiradero activo donde la probabilidad de ser muerto por un volcán es extremadamente alta, tan alta de hecho que casi nadie a quien le importe su vida elige entrar más allá de aquello que pretenden el suicidio. A esta zona se la llama zona de muerte, Solo para ser abordado en circunstancias extremas con una buena razón para estar allí. Pero, Siendo realistas, nunca hay una buena razón para estar allí. . Generalmente,  los vulcanólogos delimitan  esta área de muerte, dentro del centenar de metros que rodean un cráter o respiradero activo.  Pero, desafortunadamente, NO hay forma de dar un número exacto (como " de 0 a decenas de metros ") para la extensión real de esta zona, ya que varía demasiado entre diferentes los diferentes tipos de volcanes y situaciones de una erupción. La distinción entre la zona de riesgo extremo y la zona de alto riesgo también es fluida y puede suceder, mientras ya se encuentra en la zona de alto riesgo, generalmente muy cerca de la actividad, que ingrese a la zona de riesgo extremo, ya sea por accidente o debido a un problema o aumento repentino de la actividad.

En todo caso, y dado que aquí se trata no de prohibir sino de advertir, solo ingrese a esta zona con un guía debidamente calificado, pero ni siquiera espere que su guía quiera ir aquí. Esta ubicación está sujeta a terremotos dentro del cráter, temperaturas extremas, asfixia y gases tóxicos, proyectiles que caen y terreno inestable. Una erupción puede dar una advertencia de 30 segundos como máximo. Esta región es incompatible con la vida. Te matarán si te quedas allí el tiempo suficiente. Limite su tiempo en esta área a minutos si se acerca. Se sugiere que se mantenga alejado de esta zona. Es posible desviarse hacia esta zona sin darse cuenta. Un ejemplo es el pozo de colapso (Mbogon Niri Mbwelesu) en el volcán Ambrym en Vanuatu. Puede expulsar rocas a 3 km del respiradero y la gente puede pasar junto a él sin darse cuenta del peligro. Ejemplos de zona de riesgo extremo. Cumbres del Etna, Stromboli, Yasur, Anak Krakatau, Semeru, Sakura-jima, Santa Maria,

Ejemplos:

- Bajar a uno de los cráteres de Stromboli, es decir, acercarse a los respiraderos reales a un rango de unos pocos metros a unas pocas decenas de metros probablemente resultaría en su muerte, incluso si planea quedarse allí solo unos minutos, porque las erupciones generalmente ocurren allí cada pocos minutos.

- Por el contrario, a veces es posible entrar en uno de los cráteres del Etna sin exponerse a un peligro excesivo, mientras que en otras ocasiones significaría entrar en la zona de la muerte.

- Cuando el monte St. Helens entró en erupción en 1980, las trayectorias de la avalancha de escombros y la explosión dirigida definieron entonces y en aquella ocasión una zona de muerte alargada que se extendía a más de 25 km del volcán.

2) Zona de alto riesgo
En esta zona y en caso de erupción estás en peligro; es el área en el borde del cráter donde las posibilidades de resultar herido o muerto son considerables y multiplicadas por hora de estancia en esta zona. Solo tendrá una probabilidad de 50:50 de sobrevivir aquí en una erupción más grande de lo normal. Es importante limitar el tiempo en esta región. Esto suele ser lo más cerca que debe acercarse a un volcán activo en condiciones ideales pero, ni siquiera se te ocurra acercarte tanto a volcanes como Popocatepelth (mexico), Sakura-jima (Japón), Anak Krakatau (Indonesia), Rabaul (Papúa Nueva Guinea).

Es cierto que no hay una distancia predeterminada (por ejemplo, "100 ma 500 m") para esta zona, pues como en la mayoría de casos depende enteramente del volcán y de su estado en ese preciso momento. Esta zona, como la anterior, solo está presente en los volcanes que están en erupción (o muestran fuertes signos de una erupción inminente). Suele ser la zona frecuentemente más afectada por los fenómenos eruptivos que exhibe el volcán.

Por ejemplo, las zonas de alto riesgo son las áreas donde los proyectiles volcánicos caen con regularidad. Si ve nuevos impactos de tales proyectiles en el suelo donde se encuentra, se encuentra en esta zona. Con erupciones pequeñas a medianas, esta zona se extiende a menudo hasta 1 km desde los respiraderos. Con erupciones más grandes que producen una gran caída de ceniza y flujos piroclásticos, la Zona de Alto Riesgo puede extenderse varios kilómetros lejos del volcán, especialmente si se encuentra cerca de valles donde se canalizan dichos flujos piroclásticos. Si eliges ingresar a esta zona, debes limitar el tiempo en esta región al menor tiempo posible y tener una buena razón para estar allí.

Ejemplos (¡no recomendado!): Desea tomar espectaculares primeros planos de bloques y bombas volcánicas expulsadas por una erupción explosiva moderada. Luego, puede optar por ingresar a esta zona de manera deliberada, por un corto tiempo, aceptando el riesgo. Acercarse al cráter de un volcán en erupción estromboliana como el Semeru te pone en esta zona de alto riesgo. De hecho, en este lugar han muerto personas, incluidos vulcanólogos. Los bordes de los cráteres de la mayoría de los volcanes en erupción se encuentran dentro de esta zona.

3) Zona de riesgo medio

En esta zona, el riesgo de lesiones o muerte por una erupción volcánica es comparable a otras actividades en las que comúnmente se acepta un mayor riesgo (montañismo, conducir un automóvil, etc.). Esta es el área que suele ser más interesante para los observadores de volcanes y vulcanólogos, ya que le permite estar razonablemente cerca y al mismo tiempo limitar el riesgo en un grado con el que la mayoría de las personas se sienten cómodas pues por lo general, el área se encuentra alrededor de un respiradero activo donde los peligros están presentes solo ocasionalmente. Y donde la posibilidad de esquivar la caída de bombas ocasionales son muy altas. Sin embargo, y en función del volcán, hemos de tener en cuenta la posibilidad puedan alcanzar la zona, por lo que debería pensarlo dos veces antes de dormir aquí. Pasar horas en esta zona puede estar bien, pero vigile atentamente la actividad y siga las instrucciones de los guías. Explosiones de tamaño superior al promedio, con tasas de repetición de unas pocas por año, amenazan esta zona. Aunque es imposible dar rangos precisos para esta zona, sus límites suelen estar a unos 500-1000 m de distancia de los cráteres.

Por ejemplo, en el volcán Stromboli, la zona de riesgo medio está por debajo de los 750 m de altitud y el riesgo bajo por debajo de los 400 m de altura, pero como no me cansare decir, esto depende del volcán. pues en el mismo Stromboli, donde suben muchos turistas, se encuentra en los límites de esta zona y aquí se han producido accidentes fatales, aunque muy pocos.

Otro ejemplo significativo seria el Monte Etna, cuando en los cráteres de la cumbre no hay actividad y no se detectan señales de alerta, esta zona es la de mayor preocupación dado el historial; por ejemplo cuando en el año 2000, esta zona de repente se volvió peligrosa sin previo aviso cuando el cráter SE se activó en más de 60 ocasiones. Los operadores turísticos (cualificados - responsables) nunca se acercan a más de esta distancia del volcán. Cualquier acercamiento requiere experiencia y conocimiento de las condiciones volcánicas. O en En 1971, cuandso una explosión repentina e imprevista de uno de los cráteres de la cumbre mató a 9 turistas e hirió a varios más. Ninguno de los guías de montaña resultó herido; su supervivencia indica también que su experiencia y reacciones adecuadas (esquivar los bombas versus entrar en pánico y huir) ayudaron a reducir el riesgo.

Por tanto hay que Tomar buena nota de lo siguiente: la zona de riesgo medio no debe considerarse un terreno seguro, aunque la gente suele permanecer allí varias horas sin notar ningún peligro. No debe quedarse mucho tiempo aquí y no debe participar en actividades que no estén relacionadas con sus objetivos directos (por ejemplo, observación o estudio). En particular, no debe acampar ni dormir en esta zona).

Los guías de volcanes generalmente limitarán su acercamiento a un volcán en esta área. En esta área, su seguridad puede incrementarse en gran medida con la experiencia y el conocimiento del volcán y cómo interpretar su actividad, así como la preparación para las reacciones adecuadas.

4) Zona de bajo riesgo

(3 km a 10 km). En esta zona, el riesgo volcánico es pequeño y generalmente se sobreestima. Existe un bajo riesgo de lesiones por una erupción y La observación de la actividad volcánica es todavía posible y gratificante a esa distancia. Por lo general, esta zona de riesgo se encuentra a más de 1 km de los respiraderos volcánicos (con actividad explosiva efusiva de pequeña a moderada), pero hemos de situarla entre 5 y 10 km cuando se trata de volcanes explosivos que producen una actividad de moderada a fuerte y que se encuentran siempre fuera de los valles donde los flujos piroclásticos podrían canalizarse.

Solo las erupciones excepcionales todavía afectan esta zona, pero lo hacen con la frecuencia suficiente como para considerar que el riesgo de bienes inmuebles (casas) es demasiado grande para construir aquí. Desafortunadamente, sucede alrededor de muchos volcanes, especialmente en países subdesarrollados, que la presión de la tierra (o el olvido de la gente sobre el riesgo volcánico) es tan alta que esta zona a menudo está densamente poblada; y es en estas regiones de la tierra zona donde a menudo ocurren las mayores evacuaciones y donde el costo de una erupción en la propiedad puede ser inmenso, pues incluso Las bombas pueden caer en esta zona durante una gran erupción. Ejemplos de esta zona incluyen las aldeas alrededor del volcán Merapi en Indonesia, pero también en europa, en el área densamente habitada alrededor del volcán Vesubio en Italia. Las erupciones de índice explosivo volcánico 3 o superior ocurren cada pocos meses en algún lugar de la tierra y crean peligros en esta área. Los flujos de lava en volcanes basálticos como el Monte Etna, Kilauea y Piton de la Fournaise pueden viajar a esa distancia. En julio de 2000 el volcán Copahue (Chile) lanzó bombas a 9 km. Los lahares o los grandes flujos piroclásticos también pueden viajar tan abajo en los valles, (de no darse esta situacion generalmente es seguro).

Nota:Los riesgos volcánicos para las personas en esta zona son tan pequeños que otros riesgos a menudo muy subestimados se vuelven de hecho mucho más importantes, en particular los riesgos relacionados con el clima y situaciones generales de montaña: la mayoría de los accidentes en esta zona son causados ​​por: pérdida de orientación, rayos, accidentes en rocas y acantilados, deshidratación, hidrotermia, quemaduras solares, etc.


5) Zona segura (zona de habitación)

Generalmente En esta área, a muchos kilómetros de los cráteres 10 km o más, solo las erupciones excepcionales causan daños; tales erupciones ocurren típicamente a intervalos de muchas décadas o siglos o incluso más. El riesgo volcánico para la vida es despreciable aquí y el riesgo para la propiedad es lo suficientemente pequeño como para que estas áreas a menudo estén habitadas. Sin embargo, el riesgo volcánico existe, y sigue siendo lo suficientemente grande como para que no se puedan aceptar en esta zona estructuras críticas de alto valor (por ejemplo, reactores nucleares). Algunos ejemplos son los pueblos alrededor de las pistas de Etna, la ciudad de Seattle, el pueblo de Hilo o el pueblo de Stromboli.

Como ya he mencionado, solo una gran erupción afectará esta área. Excepción de las erupciones efusivas que pueden enviar flujos de lava a más de 10 km de la fuente. Las áreas en los flancos de los volcanes Kilauea y Mauna Loa en Hawai también más allá de los 10 km de la cumbre están en riesgo durante una erupción. Luego Los lahares son capaces de viajar más de 10 km por la ladera de los volcanes. Los grandes lahares del volcán Nevado del Ruiz (Colombia 1985) recorrieron 100 km y destruyeron el poblado de Armero a 73 km de la fuente. Este accidente se pronosticó correctamente y la tragedia fue un desastre provocado por el hombre. Cuando Mt St Helens entró en erupción en 1980, la región afectada por la explosión estaba a más de 25 km del volcán mientras que los propios vulcanólogos no estaban a mas de 10 km. La erupción del volcán Merapi, Indonesia en 2010 envió flujos piroclásticos a 15 km del cráter. Estas grandes erupciones ocurren aproximadamente cada 10 años en algún lugar del mundo. Las posibilidades de morir a manos de un volcán son de 1 en 80.000 a lo largo de la vida. Es decir, tendrías que vivir 5 millones de años en promedio antes de morir en esta zona. Vivir a 10 km de un volcán no es más peligroso que enfrentar riesgos como incendios forestales, huracanes, inundaciones y terremotos para otras personas en todo el mundo. Los volcanes son probablemente los menos peligrosos de todos los grandes desastres naturales si no estás junto a ellos. Hacer un juicio para entrar en estas zonas es una elección personal. Las personas reaccionan de manera diferente ante la presencia humeante de un volcán activo o bajo estrés. Tenga cuidado con el efecto hipnótico de un volcán. Al igual que ver las olas chocar contra la orilla, puede adormecerse en un estado hipnótico de falsa seguridad. No se quede demasiado tiempo. La actividad volcánica puede cambiar sin previo aviso. Accidentes en el volcán Galeras, Colombia (1993), volcán Masaya y Nicaragua (23 de abril de 2001) muestran que no siempre hay señales de advertencia o se ignoran las señales. El volcán Anatahan entró en erupción el 10 de mayo de 2003 y produjo la primera erupción registrada de este volcán. Los científicos estuvieron en el volcán solo el día anterior y no notaron nada inusual. Incluso los volcanes que no han entrado en erupción en 500 años pueden reactivarse repentinamente. Nota: Los volcanes inactivos y extintos pueden causar muertes como Altar (Ecuador, 2000), Volcán Santo Tomás (Guatemala, 1990), Tolimán (Guatemala, 2002) y Hakkoda (Japón 1997) — Jhon Seach.

SOBRE LA VARIABILIDAD EN LAS ZONAS DE RIESGO

Es extremadamente importante comprender que estas zonas de riesgo no son constantes. A diferencia de los mapas de peligro, su extensión en un mapa no es constante y varía con el tiempo. Durante los tiempos de reposo de un volcán, las zonas de riesgo más seguras pueden extenderse mucho más hacia arriba que cuando el volcán está activo o mostrando signos de una mayor probabilidad de erupción. Lo que era una zona de bajo riesgo antes de que el volcán se vuelva inquieto y finalmente activo, puede convertirse en la zona de riesgo extremo. Ejemplos:

La mayoría de las partes de Mauna Loa pueden considerarse una zona de bajo riesgo cuando la montaña no está en erupción y no muestra signos de una erupción inminente. Pero pueden ocurrir fisuras erutivas y grandes flujos de lava incluso en elevaciones bajas, a más de 10 km de su cumbre. Durante una erupción de este tipo, muchas áreas que antes eran seguras se convierten en zonas de alto y extremo riesgo.

Los flujos de lodo volcánico (lahares) son capaces de viajar muchas decenas de kilómetros hacia abajo a través de valles en las laderas de los volcanes y hacia las llanuras. Después de nuevas erupciones que depositan mucho material fresco y suelto en su pendiente, las lluvias pueden convertirlo en lahares, o las erupciones que provocan el derretimiento del hielo en sus partes superiores pueden hacer lo mismo. Los valles que se extienden desde las laderas de tales volcanes se convierten rápidamente en zonas de alto riesgo después de períodos de nueva actividad o fuertes lluvias y pueden extenderse hasta 100 km de distancia del volcán.

Cuando el monte St. Helens se activó y finalmente hizo erupción en 1980, las áreas anteriormente seguras, especialmente alrededor de sus flancos norte, se convirtieron en zonas de alto riesgo y fueron evacuadas. Cuando ocurrió la explosión lateral excepcional, devastó un área de hasta 30 km de distancia del volcán.


RECOMENDACIONES A: PLANIFICACIÓN PREVIA A LA VISITA DE UN VOLCÁN 
"Entre 1980 y 2000 hubo 34.000 personas muertas en los volcanes (23 eran vulcanólogos)".

1) Lea sobre erupciones pasadas.

Las erupciones volcánicas pueden repetirse. Lo que el volcán ha hecho en el pasado es lo que es capaz de hacer en el futuro. Si bien los volcanes son intrínsecamente impredecibles, los estudios de erupciones pasadas en un volcán en particular darán una indicación de lo que es posible.

2) Lea acerca de accidentes pasados.

Analice lo que salió mal en accidentes pasados. El Boletín de la Red Global de Vulcanismo (Instituto Smithsonian) tiene los mejores informes mensuales de actividad volcánica, incluidos los informes de accidentes. Han ocurrido dos accidentes en viajes de campo asociados con conferencias internacionales de vulcanología (Galeras en 1993 y Semeru 2000). Muchos científicos no tienen experiencia cuando se trata de escalar volcanes. El conocimiento teórico no reemplaza la experiencia de campo.

3) Observe el volcán antes de acercarse a la zona de peligro.

Tenga en cuenta la frecuencia y los tipos de erupciones que ocurren en el volcán. A veces se requiere un período de observación de dos a tres días antes de acercarse al área de la cumbre. ¡Simplemente llegar al volcán y subir directamente a la cima es buscar problemas!

4) Conozca el nivel actual de alerta volcánica.

¿Cómo se compara esto con el estado "normal" de actividad volcánica? Los niveles de alerta volcánica pueden expresarse de diferentes formas. Los niveles de advertencia pueden significar diferentes cosas en diferentes volcanes. Aprenda lo que significa el nivel de actividad actual para el volcán en particular que está visitando. Recuerde, la mayoría de los volcanes no son monitoreados por científicos, así que no confíe en que las autoridades conocen el nivel de peligro. La ausencia de evidencia no es evidencia de ausencia. Si no hay una advertencia de erupción actual, ¡no significa necesariamente que el volcán esté a salvo!

5) Sea autosuficiente.

No espere que otras personas entren en la zona de peligro y lo rescaten. No se puede confiar en los heroicos esfuerzos de rescate como los de Galeras en 1993. No espere que la gente arriesgue su vida para sacarlo de peligro. Es una mentalidad de "culto a la carga" pensar que el rescate vendrá del cielo en forma de recuperación en helicóptero, como el rescate de Ambrym 2004 de un equipo de filmación.

6) Lleve el equipo adecuado.

Casco, mapas, brújula, GPS, comida, agua, ropa adecuada, guantes. Si está acampando, asegúrese de tener un refugio adecuado. Los volcanes pueden ser lugares muy húmedos. Se requiere una carpa de nivel de expedición. Durante el accidente en el volcán Galeras en 1993, ¡increíblemente solo un científico del grupo que ingresó al cráter activo usaba un casco! Ese científico sobrevivió y se habrían salvado más vidas si otros hubieran hecho lo mismo. Una de las principales causas de muerte fueron los impactos en la cabeza causados por la caída de rocas. Hay recepción de teléfonos móviles en algunos volcanes, por lo que es posible que suene en caso de emergencia. Sin embargo, no confíe solo en este método porque es muy poco confiable. Las radios bidireccionales pueden ayudar, pero la recepción puede verse afectada por la topografía.

7) Viaje con un guía / vulcanólogo experimentado en las condiciones locales.

Asegúrese de que el guía tenga experiencia en el volcán. Siempre se debe buscar el conocimiento local al visitar un volcán. Los informes de actividad sobre el terreno son más precisos que los datos de teledetección. Por ejemplo, se pronosticaron erupciones en el Monte Etna en 2000 en el borde del cráter 1 hora antes de que los sismómetros registraran un aumento en la actividad. Es posible que las emisiones de gas y cenizas no siempre se capten de forma remota. Los guías locales pueden tener buenos consejos sobre la actividad volcánica reciente.

Un ejemplo de lo que puede salir mal en un viaje a un volcán se demostró en 2004 cuando un equipo de filmación fue al volcán Ambrym en Vanuatu. La tripulación intentó filmar el volcán y no pudo contratar a un vulcanólogo. La tripulación tuvo que ser rescatada del volcán después de una semana, dejando atrás miles de dólares en equipos, una expedición fallida, un presupuesto de filmación desperdiciado y la suerte de poder escapar con vida. El pequeño precio adicional de un vulcanólogo en el viaje habría evitado esta debacle.

Si no tiene experiencia y viaja sin un guía calificado a la zona de peligro, pondrá en riesgo a los rescatistas cuando intenten recuperar su cuerpo (como sucedió en el volcán Stromboli en 1986).

8) Deje los detalles del viaje con una persona responsable.

Los detalles deben indicar su destino y cuándo regresará. También debe contener una copia del plan de emergencia y cómo activarlo. Algunos volcanes son tan remotos que un plan de desastre solo puede ser muy básico. Siempre es mejor ser autosuficiente y no depender de otras personas para rescatarte.

9) Tome todas las precauciones para PREVENIR un accidente.

Sea muy conservador en sus acciones. No asuma que el volcán está a salvo si todo parece tranquilo. Puede ser la "calma antes de la tormenta". Un respiradero bloqueado puede ser silencioso, pero la presión puede aumentar hasta convertirse en una gran erupción.

10) Obedezca a las autoridades locales.

No ingrese a ningún área del volcán si las autoridades locales lo prohíben. No intente escapar de pagar las tarifas de escalada adecuadas y los cargos impuestos por las autoridades. El pago y el registro con las autoridades locales están ahí para su seguridad.

11) No se puede garantizar la seguridad en un volcán.

No se puede garantizar la seguridad en un volcán activo. Los volcanes pueden producir grandes erupciones sin previo aviso. Visitar un volcán activo es como acostarse en una autopista. Si te quedas allí el tiempo suficiente, te matarán.

12 Tenga cuidado con los volcanes de fácil acceso.

Los volcanes a los que se puede acceder fácilmente pueden ser especialmente peligrosos porque pueden tener un mayor número de visitantes que acceden a la zona de peligro. El cráter roto en el volcán White Island atrajo a los turistas al cráter con consecuencias fatales en 2019. Si White Island fuera un cráter de forma normal, donde miras hacia abajo desde el borde, nunca considerarías entrar adentro.

ACERCA DEL RIESGO PERSONAL


Ver una erupción volcánica, es una de las exhibiciones más espectaculares de la naturaleza, una experiencia  impresionante que podemos admirar a distancia. Pero su decisión de escalar un volcán activo y acercarse a los respiraderos  debe basarse en un análisis de riesgo-beneficio razonable, en el sentido común y conocimiento de los Riesgos. Recuerde que este riesgo a menudo se puede reducir en gran medida con la preparación y la experiencia adecuadas, y debe limitar su tiempo en estas áreas. Pero, si definitivamente elige ingresar a una de las zonas de mayor riesgo usted debe tomar esa decisión bajo su propia responsabilidad, y sobre todo no animar a otros a que le sigan.  

Escuchará a menudo que a menos que pase mucho tiempo en una de las zonas de alto o extremo riesgo de un volcán, sus posibilidades de morir en un volcán son y pequeñas, pero eso deberá juzgarlo usted mismo. 

PRECAUCIONES EN LA ZONA DE PELIGRO

1) Use el equipo adecuado en todo momento.

Use un casco y lleve una máscara de gas. Si su casco no está abrochado en todo momento, es inútil. Incluso los volcanes efusivos como el Kilauea pueden enviar peligrosos proyectiles al aire a partir de las interacciones de la lava con el agua del mar y las explosiones de metano. El suelo inestable puede provocar caídas y lesiones en la cabeza.

2) Tenga cuidado con muchas fuentes de peligro en un volcán.

Calor extremo, frío, tormentas de viento, fuertes lluvias / lluvias ácidas, relámpagos, mal de altura, ventiscas, perderse, actividad volcánica, terreno inestable, plantas, animales e insectos peligrosos. Los volcanes generan su propio clima que puede ser severo y diferente al que se encuentra a pocos kilómetros de distancia. Las tormentas de viento localizadas pueden alcanzar los 150 km / h sin previo aviso. El enfriamiento de los flujos de lava aún puede ser mortal, cuando la lluvia que cae sobre la superficie caliente puede desplazar el aire respirable después de que se convierte en vapor (la gente murió por el efecto de la erupción de Nyiragongo en 2002). Tenga en cuenta que algunas áreas pueden ser áreas de alto riesgo de robo, secuestro, lesiones personales, disturbios civiles, etc. Viajar a nuevas regiones puede poner al viajero en riesgo de contraer enfermedades como malaria, fiebre tifoidea, intoxicación alimentaria, etc. Tome todos los medicamentos profilácticos e inmunizaciones necesarios.

3) Examine el terreno al acercarse al cráter.

Busque evidencia de eyección reciente. Si puede ver bombas recientes en el suelo, puede ser alcanzado. Limite su tiempo en esa área. Es preferible que se traslade a una zona más segura. Algunas rejillas de ventilación expulsan proyectiles en una dirección particular. No te quedes en la línea de fuego. Las bombas recientes son negras y se destacan del color marrón de la lava más antigua.

4) Tenga cuidado con las caídas de rocas y las avalanchas al subir el cráter.

La caída de rocas y el suelo inestable representan uno de los peligros más inmediatos al escalar un volcán. No patees rocas cuesta abajo y trata de limitar tu impacto en el terreno inestable. Tenga cuidado con otros escaladores por encima y por debajo de usted. El borde del cráter puede sobresalir. Sepa dónde está caminando en todo momento. Tenga cuidado con el suelo nuevo que se hunde o se agrieta. Esto representará un riesgo porque el borde del cráter puede caer al volcán. Los flujos de lava enfriados pueden parecer estables para caminar, pero la corteza puede ser delgada, lo que expondría al excursionista a caer en un tubo de lava. Incluso puede haber lava fluyendo bajo una fina corteza de lava pahoehoe. Caer en un tubo de lava activo será una muerte instantánea.

5) Tenga cuidado con los gases peligrosos.

Los gases peligrosos emitidos por los volcanes incluyen dióxido de carbono CO2 , dióxido de azufre SO², sulfuro de hidrógeno H2S, radón Rn, cloruro de hidrógeno HCl, ácido fluorhídrico HF‎ y ácido sulfúrico H2SO4. Los gases pueden ser tóxicos directamente o desplazar el oxígeno del medio ambiente provocando anoxia. Nunca entre en una depresión cerca de fumarolas activas, especialmente en un día sin viento. Los gases tóxicos pueden acumularse en la depresión y provocar una situación peligrosa.

6) ¿Puedes ver directamente el respiradero?

Si puede ver directamente el respiradero, entonces los proyectiles tienen una línea de visión directa hacia usted. Las rocas y la lava pueden ser expulsadas a 200 m por segundo, a veces incluso supersónicas. Es posible que lo golpeen incluso antes de escuchar la explosión. Los proyectiles laterales son algunos de los más peligrosos y pueden ser letales incluso en una erupción menor.

7) Tenga cuidado con los períodos de baja actividad.

Los períodos de tranquilidad en un volcán pueden llevarlo a una falsa sensación de seguridad y hacer que se acerque más de lo que lo haría de otra manera. ¡Cuidado con un volcán silencioso!

8) Limite su tiempo en la zona de peligro.

Cuanto más se acerque al respiradero, mayores serán los riesgos. En la zona 1 (ver arriba), incluso una erupción menor puede ser fatal. Los riesgos se multiplican exponencialmente en esta zona. Pase solo unos minutos en esta zona, si es que necesita estar allí. Realmente no hay razón para estar en la zona 1 de un volcán. ¡Los científicos de Galeras cometieron el error fatal de quedarse 4 horas en esta área! Recuerda que te matarán aquí si te quedas el tiempo suficiente. Es como dormir en una autopista. Eventualmente, algo te golpeará si te quedas el tiempo suficiente. Algunos científicos entran en la zona de peligro inmediatamente después de una gran erupción porque creen que la columna de magma puede bajar por un tiempo. Se necesita una persona valiente para seguir esta línea de pensamiento. [El autor no descarta esta teoría, pero tampoco la recomienda].

9) Salga de la zona de peligro mucho antes de la puesta del sol.

Empiece la subida temprano y salga al mediodía. Si algo sale mal, el rescate será casi imposible por la noche. Si sobrevive al accidente, puede morir de exposición durante la noche fría en la altura. Los observadores de volcanes son madrugadores. Algunas subidas se inician a la medianoche para llegar a la cima al amanecer y obtener las mejores vistas. A las 9 a. M., La cumbre puede estar cubierta de nubes y la visibilidad puede reducirse.

10) Observe desde un lugar seguro.

Manténgase en contra del viento y alejado de la dirección de desplazamiento de los proyectiles. Tenga un plan de evacuación con 2 salidas. Ensaye mentalmente su plan de escape continuamente mientras se encuentre en la zona de peligro. La migración del respiradero puede hacer que un área previamente segura esté fuera de los límites. Tómese el tiempo para estudiar la topografía del volcán antes de acercarse demasiado.

11) Si se ve atrapado en una erupción cerca del cráter, cúbrase.

Tienes un 50% de posibilidades de sobrevivir si te atrapan en una erupción. Esconderse detrás de rocas o en una depresión lo protegerá de los proyectiles laterales. Esté atento a los proyectiles verticales. Los tiempos de caída desde 1 km pueden ser de alrededor de 14 segundos, por lo que hay tiempo para ver venir los más grandes, pero el clima en el que puede tomar una acción evasiva es discutible. Por experiencia, es muy difícil, o incluso imposible, calcular las trayectorias de los proyectiles y los tiempos de caída. Evacuar el área lo antes posible. Vuelva a evaluar su conocimiento del volcán y su historia eruptiva. El uso de guantes evitará quemaduras graves en las manos mientras se escapa sobre rocas de lava incandescentes. La inhalación de cenizas calientes es una de las principales causas de muerte en los flujos piroclásticos. El período letal puede durar solo un minuto. Los vehículos de motor ofrecen poca seguridad. Un edificio hermético aumenta la supervivencia. (Nota: Un flujo piroclástico a través de una ciudad es uno de los escenarios más temidos de la vulcanología. Ocurrió en el monte Pelee y el Vesubio).

12) La visibilidad puede reducirse repentinamente a casi cero sin previo aviso.

Esto puede deberse a niebla, vog, nubes, lluvia, humos volcánicos o al anochecer. Asegúrese de poder lidiar con estas situaciones. La mayoría de las personas tendrían problemas graves para salir de un área en estas condiciones. Una ubicación familiar se convertirá en una pesadilla con una visibilidad limitada. Si se encuentra en una visibilidad muy baja, es posible que tenga que sentarse y esperar hasta que mejoren las condiciones. No camine por un acantilado y caiga al volcán. Un GPS puede ser una ayuda útil para la navegación, pero no permitirá la seguridad cerca de las rejillas de ventilación activas durante la noche. Algunas zonas volcánicas implican escalar a lo largo de crestas afiladas. Un GPS no permitirá la precisión suficiente para navegar a lo largo de estas áreas con visibilidad limitada. Algunas áreas volcánicas tienen pocos puntos de referencia para usar en la navegación.

13) Salga del área si se vuelve peligrosa.

No tiene sentido tener un plan de seguridad si se ignora. Dos científicos murieron en el volcán Guagua Pichincha en 1993 cuando permanecieron en el cráter a pesar de recibir una advertencia por radio de una posible erupción 85 minutos antes.

14) No se acerque a la lava que fluye a través de la vegetación.

Las explosiones subterráneas ocurren frente a la lava que fluye sobre la vegetación en llamas. Las plantas se queman sin oxígeno ya que están cubiertas por lava, creando gas metano. El gas llena los tubos de lava subterráneos. Cuando el metano se enciende, el suelo explota hasta 100 metros frente al flujo de lava que avanza. Rocas y escombros estallan en todas direcciones.

SOBRE LAS EXPLOSIONES DE METANO

Las explosiones subterráneas ocurren frente a la lava que fluye sobre la vegetación en llamas. Las plantas se queman sin oxígeno ya que están cubiertas por lava, creando gas metano. El gas llena los tubos de lava subterráneos.

Cuando el metano se enciende, el suelo explota hasta 100 yardas / metros frente al flujo de lava que avanza. Rocas y escombros estallan en todas direcciones.

Manténgase a más de 50 pies de distancia de la lava que fluye a través de la vegetación.

Segundos después de que esta persona se alejara, hubo una gran explosión de metano justo donde estaba parado.

15) Busque señales de advertencia de una erupción.

La actividad explosiva puede estar precedida por terremotos o desprendimientos de rocas. Es posible que solo tenga 30 segundos de advertencia, pero esto puede darle tiempo para ponerse a cubierto o realizar una acción evasiva.

16) Cuidado con las lluvias intensas.

Las fuertes lluvias pueden causar inundaciones repentinas y lahares.

La decisión de escalar un volcán en erupción debe basarse en un análisis de riesgo-beneficio. Ver una erupción es una de las mayores vistas de la naturaleza, pero el desafío debe aceptarse con sentido común y conocimiento de los riesgos.

Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.