Taal, La Tragedia Perfecta

SUBIENDO VOLCANES / Volcanes Erupciones Opinión Debate  Riesgo Volcánico

 

Una imagen sorprendente la del fotógrafo Arden Pimentel del volcán Taal en erupción el 13 de enero de 2020. La furia natural en proceso mientras la inocencia de los niños se mantiene inmutable. Una imagen que lo dice todo, pero que casi nadie quiere escuchar.

La tarde del 12 de enero 2020 el Volcán Taal (Filipinas) entró en erupción lanzando un torrente de gas y ceniza caliente antes de que la noche cayese en la zona. Los medios rápidamente se hicieron eco de la noticia por la espectacular columna piroclástica que fue expulsada del volcán. Aquella avalancha marcó el comienzo de una secuencia de erupciones inquietante en el volcán, ubicado en la isla de Luzón. El primer día, los estallidos freáticos crearon columnas de ceniza de 14 kilómetros de altura. La vorágine oscura se vio iluminada por exhibiciones asombrosas de relámpagos volcánicos y una miríada de terremotos volcánicos intensos sacudió la región. El 13 de enero, la erupción se volvió más magmática cuando empezaron a surgir fuentes de lava del cráter principal. El dia 14, la ceniza aún cubría Filipinas, incluida la capital, Manila, a unos 100 kilómetros al norte del volcán. Se cancelaron vuelos, cerrado escuelas e instituciones públicas y evacuadas a decenas de miles de personas tanto de la isla volcánica del lago Taal, como de las vastas orillas que lo rodean. Con todo, muchas personas permanecieron en zonas de alto riesgo por días y «la explosión más grande no siempre se produce al principio de una erupción, y puede pasar otra cosa aún más grande», como explicaba Jenni Barclay, vulcanóloga de la Universidad de East Anglia en aquellos días.


Las erupciones pasadas del Taal demuestran que este volcán puede ser muy letal, ya que se ha cobrado miles de vidas en su historia documentada, y su proximidad a núcleos urbanos muy poblados y a la capital, Manila, ponen de manifiesto la importancia de saber qué podría pasar en el futuro con la actividad del volcán. Si el el vulcanismo en Tall se volviese más explosivo —una posibilidad que preocupa mucho a los científicos, pero no parece preocupar a los habitantes, ni las autoridades—, podría producir una plétora de peligros volcánicos, como la caída de escombros rocosos por el lago o tsunamis. Y es que «Este es un volcán que debe tomarse muy en serio», afirma Beth Bartel, especialista de divulgación de UNAVCO, un consorcio geocientífico de universidades e instituciones científicas.

MORFOLOGÍA DEL VOLCÁN

La morfología actual del volcán Taal es impresionante, es un volcán activo constituido en múltiples estratovolcanes, colinas cónicas y cráteres de todos los tamaños y formas. Se encuentra en el interior de una enorme caldera (actualmente el lago Taal) de 25×30 km y 160 m de profundidad. La isla que contiene el foco volcánico principal se ha formado por superposición de erupciones (ignimbritas y escoria de composición dacita-andesita) y colapsos de caldera. La isla del Volcán Taal es pues, un edificio post-caldera formado por 25 km2 de escoria-toba que forman un complejo de cono-maar en cuyo centro se creó a su vez, una caldera (que actualmente es un lago que contiene otro pequeño edificio). Puede parecer complicado, en resumen: Taal es un volcán con caldera (con un pequeño edificio en su interior), dentro de una gran caldera (lago).

Nota: llamamos caldera a la morfología circular formada cuando un edificio volcánico colapsa, en este caso los bordes del lago Taal y el lago interno del volcán. Se trata de episodios en los que antiguamente hubo un volcán que se derrumbó (colapsó)

Taal Figura ya en el Libro de los Récord Guinness por ser la isla en un lago en una isla en un lago en una isla más grande del mundo. Y aunque pueda parecer un hecho aislado, recientemente se ha descubierto una isla parecida en Canadá, la isla Victoria. Otro caso bastante curioso es el de Pulau Samosir, en el lago Toba, que a su vez, es parte de la isla de Sumatra, en Indonesia. Con 630 km², Samosir es la isla más grande dentro de otra isla, y la 4º isla lacustre más grande del mundo. También a su vez contiene dos pequeños lagos, el lago Sidihoni y el lago Aek Natonang. También se han detectado lagos en la isla de Terranova, Canadá y en el lago Neagh, Irlanda.

El Taal, que cuenta con un suministro abundante de magma, es uno de los volcanes más  peligrosos de Filipinas y ha entrado en erupción decenas de veces en los últimos siglos. Algunas de las erupciones pasadas figuran entre las más intensas y dramáticas de la historia del país. Pero el volcán Taal es engañoso. Muchas de estas erupciones históricas tuvieron lugar en la isla volcánica en medio del extenso lago Taal. Sin embargo, el volcán entero es mucho mayor que su fortaleza rocosa visible: es una caldera gigantesca. El lago Taal esconde gran parte de la caldera y solo una pequeña parte del volcán se sitúa sobre las aguas.

Esto plantea un problema no solo para quienes viven en la isla volcánica central, sino también para los 25 millones de personas que viven en un radio de casi 100 kilómetros del volcán, entre ellas la gran población a orillas del lago Taal. Debido a los intensos terremotos volcánicos y la actividad en el volcán, el Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, PHIVOLCS, elevó entonces en 2020 el estado de alerta a 4, lo que alertaba de la posibilidad inmediata de una erupción muy peligrosa en cualquier momento. Ciertamente no ocurrió. Pero el 1 de julio de 2021 el volcán volvió a poner en jaque a la población y el gobierno filipino. Y el dia 2 Miles de personas estaban siendo evacuadas de aldeas alrededor de un volcán en actividad cerca de la capital de Filipinas, enfrentando otro dilema para garantizar que los albergues de emergencia no se vuelvan lugares de contagio del coronavirus.

 

En esta imagen tomada de un video del Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, una columna de vapor y cenizas se alza del volcán Taal, n la provincia de Batangas, el jueves, 1 de julio del 2021. 
(ASSOCIATED PRESS)


PHIVOLCS mantiene prácticamente fijo el nivel de alerta en 2, como atestigua el informe que he recogido hoy mismo del instituto (TAAL VOLCANO BULLETIN 26 December 2021 8:00 AM)

In the past 24-hour period, the Taal Volcano Network did not detect any volcanic earthquake but a low-level background tremor has persisted since 7 July 2021. Activity at the Main Crater was dominated by upwelling of hot volcanic fluids in its lake which generated plumes 600 meters tall that drifted southwest. Sulfur dioxide (SO2) emission averaged 13,634 tonnes/day on 24 December 2021. Based on ground deformation parameters from electronic tilt, continuous GPS and InSAR monitoring, Taal Volcano Island and the Taal region has begun deflating in October 2021.

Alert Level 2 (Increased Unrest) prevails over Taal Volcano. DOST-PHIVOLCS reminds the public that at Alert Level 2, sudden steam- or gas-driven explosions, volcanic earthquakes, minor ashfall, and lethal accumulations or expulsions of volcanic gas can occur and threaten areas within and around TVI. DOST-PHIVOLCS strongly recommends that entry into Taal Volcano Island, Taal’s Permanent Danger Zone or PDZ must be strictly prohibited, especially the vicinities of the Main Crater and the Daang Kastila fissure, and extended stays on Taal Lake. Local government officials are advised to continuously assess and strengthen the preparedness of previously evacuated barangays around Taal Lake in case of renewed unrest. Civil aviation authorities must advise pilots to avoid flying close to the volcano as airborne ash and ballistic fragments from sudden explosions and wind-remobilized ash may pose hazards to aircraft. DOST-PHIVOLCS is closely monitoring Taal Volcano’s activity and any new significant development will be immediately communicated to all stakeholders. DOST-PHIVOLCS

RECOMMENDATION/COMMENT / Not allowed Entry into Taal Volcano Island (Permanent Danger Zone or PDZ) , especially the Main Crater and Daang Kastila fissures, and occupancy and boating on Taal Lake , Flying any aircraft close to the volcano
LA HISTORIA DEL VOLCÁN.

Para comprender qué significa, los expertos pueden analizar el pasado en busca de pistas. Desde el año 1572 (época de conquistas españolas e inglesas) este volcán ha tenido un montón de erupciones, 33 nada más y nada menos… Estas han implicado desde flujos piroclásticos (como el Vesubio) hasta tsunamis vinculados al colapso de edificio o a sismicidad (como el krakatoa). Esta documentación de erupciones, como ya se ha hablado en otro de nuestros posts, es muy importante a la hora de estudiar la posible peligrosidad que podría implicar una nueva erupción en este volcán.

Una de las peores erupciones documentadas fue la acontecida en el año 1911, recordado como un desastre de proporciones gigantescas al acabar con la vida de 1334 personas y causar caída de cenizas en la ciudad de Manila (a 58 km de distancia). En el 1990 fue declarado como uno de los “Volcanes de la Década” y se incentivó su monitoreo. La actividad del volcán está calificada como estromboliana-freatomagmática.
Ed Venzke, gestor de la base de datos del Programa Global de Vulcanismo del Instituto Smithsonian, explica que la erupción pasada más reciente en el Taal fue una pequeña erupción freática en 1977. Y aunque no se ha producido una erupción durante décadas, el volcán «lleva mucho tiempo agitado», afirma Amy Donovan, experta en riesgos volcánicos de la Universidad de Cambridge. Los paroxismos del Taal, que suelen ser moderados comparados con otras erupciones volcánicas, han sido violentos y explosivos y, debido a la gran cantidad de personas que viven en los alrededores, también han resultado mortales.

La mayor producción de ceniza que suele acompañar las explosiones más grandes agravará la situación. La ceniza puede contaminar el suministro de agua, dañar la infraestructura electrónica, sofocar la agricultura y matar animales de granja y mascotas. También puede matar a las personas si inhalan una cantidad suficiente; inhalar ceniza volcánica siempre es malo, pero quienes ya padecen enfermedades respiratorias corren más peligro, así como los ancianos y los niños.

El Taal, ya mediante la mezcla explosiva de agua y magma o solo mediante la actividad magmática, ha producido nubes atronadoras de alta velocidad de ceniza, escombros y gas ardientes llamadas flujos piroclásticos que han matado a miles de personas en breves instantes. Boris Behncke, vulcanólogo del Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología de Italia, compartió algunos ejemplos en Twitter, (La mayoría de las erupciones de #Taal son violentamente explosivas y, por lo tanto, muchas erupciones históricas han sido destructivas y mortales. La erupción histórica más poderosa parece haber sido la de 1754, que duró desde mayo hasta noviembre y mató a decenas de personas) -Boris Behncke. (La erupción histórica más mortal de #Taal fue la del 30 de enero de 1911, que provocó la muerte de 1335 personas (la mayoría de ellas en la isla de Taal, que entonces estaba habitada y fue completamente devastada por flujos piroclásticos). Foto espantosa de National Geographic, abril de 1912 como los flujos de una erupción de 1911 que mató a 1335 personas en la isla central. -Boris Behncke from Twitter

Gruesome photo from National Geographic April 1912

Sin embargo, la hipótesis razonable más pesimista no sólo incluiría flujos piroclásticos, sino también oleadas de ceniza y gas abrasador a baja altitud que, por su baja densidad, podrían rebotar literalmente sobre el agua. Estas oleadas basales —un término tomado de la ciencia de las explosiones nucleares— «pueden arrasar todo a su paso, incluso la orilla del lago del lado opuesto», explica Bartel.

Es más, si las explosiones desplazan partes de la isla volcánica y se caen al lago Taal, eso podría generar tsunamis que anegarían las orillas del lago. Como puso de manifiesto una erupción en el volcán indonesio Krakatoa en diciembre de 2018, solo hace falta un pequeño colapso volcánico para generar un tsunami letal.

Aunque no se produzcan tsunamis, la caída de escombros y los seísmos volcánicos pueden provocar olas con potencial destructivo denominadas seiches; si esos escombros tienen energía suficiente, pueden aterrizar directamente en las orillas del lago.

EL FUTURO DEL TAAL


La forma actual del volcán ha ido creciendo por la superposición de flujos piroclásticos densos, caída de proyectiles (tefra y bombas) hasta 5 km del volcán y flujos de lava. Antes de la erupción de 2020 el cráter medía 1.9 km y su lago de aguas ácidas una profundidad de 80 m. Pero pronosticar erupciones es una tarea difícil. Nadie sabe cómo han cambiado las propiedades del magma bajo el Taal desde la erupción de 1977. Y aunque analizar erupciones pasadas en busca de pistas ayuda, el pasado no puede revelarlo todo pues además, cada erupción es diferente. Lo cierto es que el proceso iniciado en 2020 marca un nuevo punto en la historia eruptiva del volcán. Y es posible que ese futuro sombrío que todos tememos no llegue, aunque por otra parte, algunos vulcanólogos y geofísicos indican que quizá estemos presenciando la salva inicial de una secuencia de erupciones mucho más prolongada -incluso, que estemos cerca de  un nuevo episodio de colapso de calder- siendo posible que se produzcan algunos, todos o ninguno de estos peligros.
Con todo, es sensato que los habitantes de la región asuman que de un dia a otro pueden pasar a estar frente a la peor situación posible y tomen medidas razonables y responsables, aunque lo razonable sería alejarse cuanto antes de las zonas bajas cercanas al volcán y seguir las actualizaciones de las autoridades locales. Entre tanto, los vulcanólogos aguardarán con ansiedad, ya que las lecciones del pasado evidencian lo peligroso que puede ser este volcán en particular.


RELACIONADO
Así es la vida a la sombra de un volcán activo

TE PUEDE INTERESAR
Fotografías increíbles de volcanes de todo el mundo en acción

MÁS VOLCANES
Los volcanes emiten anillos de humo y ahora sabemos cómo lo hacen
Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.