CALDERA DEL ILOPANGO - VOLCÁN (EL SALVADOR)

Lago, Caldera del Ilopango. Un lugar singular en el corazón de El Salvador. Entiendo que antes de proseguir, sería interesante definir - para aquellos que lo ignoren- qué es una caldera volcánica. Bien, una caldera volcánica es una gran depresión en el terreno, distinta a un cráter, y causada por diferentes factores, como pueden ser (1) el hundimiento de la cámara magmática de un volcán, o (2) por un deslizamiento. Generalmente, las calderas se originan cuando un volcán aumenta considerablemente su altura respecto a su base, lo que hace que se vuelva con el tiempo más inestable, y finalmente provoca que se desplome: hundiéndose, –como apunte, valga saber, que un gran número de volcanes, con el tiempo, alcanzan una altura crítica que una vez sobrepasada puede provocar, y de hecho termina provocando su derrumbe- como por ejemplo podemos apreciar aquí en España en el caso de Las Cañadas del volcán del Teide en Tenerife (islas Canarias, España). Más raro sería la formación de una caldera por explosión freática, como es el caso de La Caldera de Bandama, en la isla también canaria de Gran Canaria, y que se produce cuando el magma asciende y se encuentra en su camino un acuífero, provocando una explosión colosal, al convertir al agua en vapor sometido a una enorme presión. Y Por último, otro tipo de caldera es aquella producida por el derrame de lava en el cráter hacia el exterior: de la que es un buen ejemplo la Caldera de Taburiente, situada también aquí en España, concreta-mente en la isla de la Palma, en el mismo archipiélago de las Islas Canarias. Esta última caldera es la que sirve como modelo a este tipo de estructuras volcánicas, aunque no resulta tan apropiado porque la caldera propiamente dicha, resultó vaciada en poco tiempo por el derrame de la lava hacia el oeste.




El Lago del Ilopango es una “Caldera Volcánica”, situada en El Salvador. La formación del lago se dio, como resultado de una erupción cataclísmica, según diferentes estudios ocurrida en el siglo VI d.c. –una erupción 25 veces mayor que la del Monte Santa Elena en 1980, con un valor de 6 en el índice de explosividad volcánica- provocando enormes flujos piro-plásticos, que destruyeron diferentes ciudades Mayas, si bien hay estudios mas recientes que sugieren que la erupción pudo haber sido mayor, fechándola en el 535 d.c.- y con una expulsión de tefra de 84 kilómetros cúbicos. De ser ciertos estos nuevos datos estaríamos hablando de un evento, causante del cambio climático entre los años 535 y 536 d.c. - o dicho de otro modo, estaríamos hablando de la catástrofe volcánica más grande en la historia de la humanidad. Erupciones posteriores formaron otros diferentes domos de lava en el entorno de lago y sus riberas. La ultima erupción histórica de la que tenemos referencia data de 1879-1880. Esta produjo un domo de lava en el interior del lago, formando las islas quemadas. A causa de este ultimo evento a finales de 1789, el nivel del lago subió considerablemente, y se sintieron temblores en toda la zona de los departamentos de San Salvador, Cuscatlán y La Paz, causando múltiples destrozos: hubo ruinas en los caseríos inmediatos y grandes derrumbes en todas partes.




En lo que respecta al lago en sí, la caldera tiene unas dimensiones considerables: de 11 x 8 kilómetros, y una superficie de 72 Kilómetros cuadrados, y una profundidad de casi 250 metros. Se encuentra a menos de 15 minutos en coche de la ciudad de San Salvador, entre los departamentos de San Salvador, Cuscatlán y La Paz. Hoy se trata de una de las zonas turísticas más emblemáticas y visitadas de El Salvador, tanto por extranjeros como por ciudadanos salvadoreños, que van a pasar el día, en familia o en grupo, en un entorno de palmeras y playas lacustres de lo más hermoso. No en vano se trata del lago natural más grande del país, donde se puede ir a relajarse, navegar en canoas o pequeñas barcas a motor, pescar o incluso realizar diferentes deportes acuáticos: para ello El lago cuenta con un importante parque de lanchas. dentro del recinto del lago hay comedores ( restaurantes) y un mini-estadio de fútbol playa, piscinas para adultos y para niños que disfrutan deslizándose por los toboganes. Posee también una torre desde donde puede divisar el imponente lago desde su parte superior. 


En el interior del lago hay varios cerros hundidos que son un excelente atractivo para los buzos que visitan el lago procedentes de todo el mundo. Uno de estos cerros es el "Cerro la Caldera", el cual no logró llegar a la superficie durante una erupción y su parte más alta está a sólo 11 metros (35 pies) de profundidad. El nombre “La Caldera” se le acredita por sus salientes de agua caliente de más de 120o F, temperatura proveniente del magma volcánico.


Estatua cristo redentor en el fondo del lago


Los cerros quemados son otro lugar muy visitado por su singularidad para bucear, ya que éste presenta rezagos de la guerra y aún se observan en ellos agujeros de proyectiles ocasionados por las ametralladoras de las aeronaves que probaban sus armas disparando en los Cerros Quemados antes de ir a combate. 

Si deseas más información acerca del cataclismo del Ilopango, he seleccionado este artículo para completar la información.

Ilopango: Una de las peores catástrofes volcánicas de la historia

La comparan con la erupción del Tambora en 1915; todavía más grande que la del Monte Pelée (1902), la del Krakatau (1883) y la del Pinatubo, en Filipinas (1991). Una de las erupciones de Ilopango es incluida por los expertos en el listado de las peores, comparada solo con aquellas que han hecho eco en la historia y que han tenido un impacto drástico en las condiciones de vida del planeta. Un arqueólogo estadounidense de la Universidad de Texas, Robert Dull*, incluso la califica como la más catastrófica. Asimismo, un documental de History Channel recoge los efectos desastrosos que tuvo en las tierras de El Salvador y en otras regiones hasta el otro lado del mundo.----Las tierras que ahora conocemos y en las que viven cientos de miles de Salvadoreños fueron sepultadas bajo metros de cenizas y pasaron desiertas durante 100 años. Ese tiempo transcurrió hasta que nuevamente una civilización maya volvió a instalarse en el territorio. Esto, según el documental mencionado anteriormente, emitido en 2013 por el canal de televisión, y que formaba parte de una serie de episodios de desastres que cambiaron el mundo: Perfect Storms (Dark Age Volcano). 

Exactamente, hace unos 1,500 años, Ilopango expulsó una nube de gas y cenizas a aproximadamente 40 kilómetros hasta la estratósfera (se dice que esta nube viajó hasta el otro lado del mundo). Lanzó flujos piroclásticos y expulsó 84 kilómetros cúbicos de Tierra Blanca Joven, aniquilando cualquier tipo de vida (aproximadamente 40,000 personas) en unos 100 kilómetros a la redonda. 

La erupción destruyó casi todos los asentamientos mayas existentes. Muchos emigraron hacia Guatemala, Honduras y Belice, y otros murieron en su intento de huida, debido a problemas respiratorios. Estos eran causados por aspirar las cenizas, que poco a poco fueron llenando los pulmones de los indígenas como bloques de cemento. 

El arqueólogo Dull realizó, en el año 2012, un estudio de Ilopango, en coordinación con la Fundación de Arqueología de El Salvador (FUNDAR). La teoría del Dull ubica la erupción de Ilopango en el año 536 d.C y la relaciona con el más grande cambio climático en los últimos 2,000 años (que dio inicio en el mismo año), contribuyendo al desarrollo de la peste de Justiniano (en el 541, cinco años después de la nube de humo, cuando se comenzaron a reproducir las ratas en Constantinopla, debido al aumento de la temperatura), pudo haber contribuido a la caída de Tikal y Teotihuacán, y otros efectos en el mundo. Se dice que incluso las aguas del Nilo se congelaron. Al menos así se consignó en Dark Age Volcano. Dull insiste en ubicar la actividad volcánica de Ilopango en el año 536, debido a un estudio liderado por Paul Amaroli, de FUNDAR. Se supo de la existencia de un árbol en Guazapa que sobrevivió a la explosión, cuyas raíces se encontraban atrapadas en las cenizas blancas. Los resultados indicaron que los restos datan de ese año. 

A la tefra fina que produjo el Ilopango en su más grande erupción se le conoce como "Tierra Blanca Joven". Los arqueólogos la utilizan como marcador de fechas. Cuando una excavación arqueológica llega a este estrato de ceniza blanca, quiere decir que está a punto de estudiarse un período de hace aproximadamente 1,500 años. En Ilopango y las zonas de Santiago Texacuangos, San Marcos y Soyapango existen depósitos de Tierra Blanca Joven. Cerca del lago, esta ceniza alcanza hasta 60 metros de espesor. A 70 kilómetros de distancia aún se registran espesores de medio metro. 

Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.