Región volcánica de Almería y Murcia o Sur-este (CABO DE GATA) / divulgación / jordi Maqueda

SUBIENDO VOLCANES
Otro de los territorios es la zona sureste española, en la que se encuentra la franja costera entre el cabo de Gata y el Mar Menor hacia la zona interior de Murcia
Esta región volcánica se sitúa en la parte oriental de las cordilleras Béticas, y se extiende desde el Cabo de Gata hasta el Mar Menor. La actividad volcánica de esta región fue muy variada, tanto subaérea como submarina, combinándose desde erupciones efusivas hasta otras muy explosivas. Por ello, la zona posee una gran diversidad de litologías y de morfologías volcánicas como, por ejemplo, calderas volcánicas, conos estrombolianos e hidromagmáticos. Además, la erosión de los edificios volcánicos ha dejado al descubierto morfologías subvolcánicas como domos, chimeneas y diques. La actividad volcánica se inicia hacia el Mioceno medio y superior (de 14,4 a 7,9 m.a. y se prolonga durante el Cuaternario.







Los volcanes de cabo de gata fueron un factor determinante en la formación del espacio natural que hoy conocemos como cabo de gata. la rocas que podemosmver, y todo el complejo volcánico se formo hace 15/16 millones de años, y constituye la parte emergida de una extensa área magmática mucho mayor sumergida que se extiende por la zona del mar de alborán.. En Cabo de Gata existen, en realidad, dos episodios volcánicos: dos grandes periodos de actividad de volcanes con historias bien diferentes.

De hecho las rocas que pertenecen al primer episodio, ni siquiera se formaron donde actualmente las vemos, sino sumergidas bajo el mar de Alborán. Muy lejos de la posición en las que hoy las encontramos. Sólo las rocas que pertenecen al segundo episodio volcánico se formaron en la posición en las que hoy las encontramos o muy próxima a ella.


Las rocas componen la sierra de Cabo de Gata son muy peculiares ya que son rocas magmáticas de carácter volcánico. Son muy diferentes a las de las sierras béticas que la circundan, de naturaleza metamórfica, o a las de las depresiones litorales de su entorno, de carácter sedentario. Esta circunstancia se debe a su azarosa historia geológica, que se remonta, al menos, a hace unos 15 millones de años, cuando comenzó la actividad magmática en el mar de Alborán

Entre ambos ciclos volcánicos hubo un gran periodo de inactividad volcánica caracterizado por el depósito tranquilo de sedimentos marinos en el fondo de la cuenca, que dan lugar a su actual naturaleza.s su propia historia y por extensión, la de la cuenca mediterránea.

El primero y más antiguo de los dos ciclos que acontecieron comenzó hace unos 15 millones de años y se prolongó hasta hace unos 9 millones de años. En este período se sucederían diferentes episodios volcánicos.


Después del primer gran episodio volcánico en Cabo de Gata, acontecido entre hace 15 y 9 millones de años, se produce un intervalo de tranquilidad marcado por el depósito de sedimentos marinos sobre los fondos volcánicos. Posteriormente se inicia un segundo ciclo volcánico, hace unos 8 millones de años, que se prolonga hasta hace unos 7,5. Algunos edificios volcánicos emergen, dando lugar a erupciones aéreas. Dos son los principales tipos de formas volcánicas presentes en Cabo de Gata heredadas de todo este proceso: los domos y las calderas volcánicas

Los volcanes ocuparían la mayor parte de los fondos del mar de Alborán, por lo que las rocas volcánicas se formaron en condiciones submarinas de escasa explosividad. Mientras se sucedían los episodios volcánicos de este primer ciclo , el conjunto de la corteza bajo el mar de Alborán se desplazaba lentamente hacia el noreste como consecuencia de la actividad de la gran falla de Carboneras.
Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.