Volcán de El Gasco (Extremadura)


Hace tiempo allá, por 2018, leí un comentario en un blog, dando unos datos muy precisos sobre un volcán en Extremadura: El Volcán del Gasco. Situado en el término municipal de Nuñomoral, en lo más profundo de la comarca cacereña de Las Hurdes, este agujero de cincuenta metros de diámetro debe su nombre a que se localiza en la pequeña población de El Gasco, en la alquería de su propio nombre, en lo alto del “Picu” del Castillo: uno de los lugares más abruptos y escondidos de España: un lugar de sumo interés, y de una de las colinas que más incógnitas ha provocado entre investigadores y geólogos durante décadas. Desde entonces, he ido a la zona en unas tres ocasiones, siempre justo de tiempo pues iba y volvía en el mismo día (esta 4 horas de mi casa). 



Extremadura tiene un volcán, aunque, las últimas investigaciones señalen otra cosa: que en realidad se trata de un impacto meteorítico ocurrido hace entre uno y dos millones de años (nada está claro). Pero esto no impide que todo el mundo lo conozca como el volcán de El Gasco e, Incluso la Junta de Extremadura lo mantenga con la declaración de 2003 como Lugar de Interés Científico Volcán de El Gasco. A decir verdad, poco importa la causa final, pues el lugar merece sobradamente la atención

Aunque conocido como El Volcán, en realidad, y tras estudios petrográficos y mineralógicos, se ha llegado a la conclusión de que se formó por el impacto de un meteorito, cuyo impacto contra las montañas hurdanas se fecha entre uno y dos millones de año. Esta afirmación se basa en la más que probable existencia del elemento ringwoodita (rw), un material que se produce al caer un elemento meteórico de una altura superior los 600 kilómetros y a una velocidad superior a los 40 kilómetros por segundo. La presencia de ringwoodita identifica al lugar como algo único a nivel mundial.

Y es que a pesar de su situación remota, el volcán ha sido bien conocido desde siempre en Extremadura teniendo incluso una utilidad económica local. En torno a los afloramientos de (piedra pómez) originadas por el impacto en el cerro del pico del Castillo se montó una industria de piedra utilizada en los ochenta del pasado siglo XX para el lavado y envejecimiento de pantalones vaqueros y para pipas de fumar además de otros artículos de artesanía local.



El lugar lo he visitado ya en un par de ocasiones, lo que hace que me vaya familiarizando con el entorno. El camino que parte de El Gasco lleva en una hora hasta el cráter, después de recorrer pequeñas huertas, bosques de encinas, madroños y alcornoques y más arriba pedrizas y viejos afloramientos rocosos sobre los que planean abundantes aves a las que ya estoy acostumbrándome que me acompañen en cualquier sierra extremeña que visito.

El lugar cuenta con una superficie de unos 97000 metros cuadrados, siendo el cráter de unos 50 metros de diámetro. Se le conoce como Volcán porque en 1950, según investigaciones realizadas sobre la roca pumita (piedra pómez) de la zona, era de origen volcánico. Pero tras un segundo estudio y al detectar la presencia de “ringwoodita”, se llego a la conclusión que el cráter se formó por el impacto de un meteorito en estas montañas hurdanas, fechado entre 1 y 2 millones de años, que arrojó toneladas de piedras por los alrededores.

“La ringwoodita”  son pequeños cristales de color azul pálido y violáceo, un material que se produce al caer un elemento meteórico de una altura superior a los 600 kilómetros de altura y a una velocidad superior a 40 kilómetros por segundo. Solo encontrada en los meteoritos y ahora también en la tierra. Identifica al lugar como algo único a nivel mundial. En su cima se hallaba abundante cantidad de pumita (piedra pómez), que fue recogida durante años para la fabricación de objetos artesanales e incluso para uso industrial (lavado de vaqueros).

Hoy en día, me consta que aún se sigue extrayendo la pumita. Recientemente y no sé con qué propósito se han producido excavaciones en las zonas de impacto: algo que pude comprobar por mí mismo. Pensemos que se trata de un valioso Patrimonio Nacional que hay que preservar. Es fundamental que lo respetemos y protejamos. Cualquier extracción de material del lugar, debería ser estrictamente controlada. ¡No te lleves nada de allí!

Frente al Volcán, se despeña una cascada de más de 100 metros: el Chorro de la Miacera o Meancera, que vierte sus aguas al río Malvellido. En una cueva, escondida tras la cortina de agua, se encuentra un tesoro de valor incalculable (cuenta la leyenda). Pero por aquí me dicen, que no intente nunca, llegar a ellas. El capricho del agua ha dispuesto varias entradas. Todas protegidas por un hechizo. Por uno de los accesos, justo cuando divisas los cofres, una especie de manos invisibles te empujan hacia fuera con fiereza; por la otra, las paredes se remueven dejándote bajo tierra, ¡nunca podrás salir! El lugar inspira belleza y misterio, se muestra impresionante. Ninguna foto hará justicia a este rincón.

Arriba del Volcán hay un bosque hurdano que dan a este cerro una imagen de cuento de hadas. No cojamos el musgo, dejémosle ahí. Tiene una gran función ecológica:  Su aportación a la vida animal es muy valiosa: su tapiz es refugio de pequeños invertebrados.







El lugar, es en si es algo inaccesible, Las Hurdes, lugar de leyendas, es tan inmenso en su encanto, que la academia francesa, siguiendo las órdenes de Luís XIV, aseguró: “el paraíso terrenal bíblico, podría encontrarse en estos Valles”



Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.