Territorio "comanche" en el Volcán San Salvador - (El Salvador)

Dije que en este blog hablaría y contaría cosas muy diferentes, que sería más sobre anécdotas o hechos puntuales  que, de detallar el viaje o la actividad en sí, y a ello voy. El Salvador y las “bandas” son una realidad, hay peligro, hay riesgos pero, de ese tema en concreto hablaré en otra ocasión si se tercia. Ahora, contaré de cómo, sin yo saberlo, me iba a meter atravesando territorio de “bandas”, cruzando una colonia  y metiéndome en la boca del lobo: “en el salón de casa”, entrando por la puerta, sin llamar, ni estar invitado.


Luis era así, desde que llegué no me lo puso fácil. Era como si hubiese algo que demostrar... demostrarme. Nos levantamos a las tras de la noche, no sé si dormimos. Yo poco. Aquel día íbamos a ir subir al picacho: parte del volcán san Salvador, la cumbre más elevada de éste. Salimos a toda prisa de su casa: como siempre sin hacer mucho ruido, y nos dirigimos en su coche hasta una zona de san Salvador, una zona  a mi entender  medianamente segura. Aparcamos el coche y, después de colocarnos los bártulos comenzamos a caminar por una calle poco iluminada, en silencio. No paso mucho tiempo cuando al hacerle un comentario, me mando callar con gesto enérgico. - Entramos en territorio de bandas Jordi, apaga la luz, no hables y si te hablan no respondas- . Ni le pregunte más. Aquella cuesta se me hizo eterna, caminamos en silencio entre chabolos y casas de donde salían sonidos, voces de personas y ladridos de perros que delataban nuestro caminar.  a cada paso, nos metíamos mas dentro de aquel lugar . Pasamos unos 15 o 20 minutos caminando hasta llegar a unas alambradas que cortaban el paso. Los alambres estaban cortados. Los pasamos como pudimos.


Atravesamos un trozo terreno, un descampado creo que sembrado, que nos llevo una zona de mas vegetación, ya en la ladera del volcán. Luis me miro, yo lo seguía sin decir nada. Entonces volvió a hablarme. – Jordi, ahora vamos a empezar a subir el volcán, hay un trozo de selva que hay que atravesar a oscuras, tenemos que ir con las internas apagadas y hasta que no escuches ladrar a unos perros no digas nada, luego ya podemos encender las linternas-. Yo asentí. Luego me explico:  que la las bandas, ante la fuerte presión policial de los últimos dos años, además de volverse más violentas, se había tenido que retirar, ocultándose en buena parte, entre las zonas de selva en las laderas de los volcanes de El Salvador. En aquel momento, y  lo tengo que decir, ya me importaba un carajo todo. Lo cierto es que creo que si Luis estaba allí, yo también podía estar. Caminamos una media hora ascendiendo las fuertes rampas hasta que escuchamos ladrar a los perros, y aunque ya podíamos hablar, nos limitamos a encender las lámparas y seguir caminando en silencio por aquella espesura. 


Pasada una hora aproximadamente  empezó a salir el sol. Paramos, estábamos a medio camino, en mitad de la ladera del volcán, y  pudimos ver salir el sol sobre el volcán san Vicente y su reflejo, sobre el Ilopango. Amanecía en San Salvador, y allí estaba yo… para poder verlo.

Creo que al final de todo viaje hay ciertas cosas que no se pueden decir, es aquello de: “lo que pasa en las vegas, se queda en las vegas”. Y creo, en esta ocasión que hay cosas que se deben quedar en el Salvador: Por muchas razones pero sobre todo, por educación y respeto. Respeto a las personas que siguen allí. De otro lado, esta experiencia la he contado tal y como fue, aunque evitando ciertos detalles que, tampoco venían al caso. Pero si alguien va a viajar a los volcanes de El Salvador o a El Salvador, sería interesante que tuviese una charlita antes conmigo. Porque ni las cosas son como aquí nos las pintan, ni son como te las pintan desde allí. Lo mejor es siempre hablar de primera mano con alguien que ha estado allí, no en hoteles, sino en las colonias. Un abrazo y gracias.
Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.