LOS PELIGROS DEL ESMOG VOLCÁNICO / EL EJEMPLO DEL VOLCÁN TENEGUÍA : Noviembre de 1971 / jorge maqueda

En total, la erupción del volcán Teneguía en 1971 causó dos fallecidos (ambos por inhalación de gases). Uno de ellos fue Heriberto Felipe Hernández. El otro fallecido fue Juan Acosta Rodríguez, vecino de Las Indias, y que falleció asfixiado en la zona conocida por Los Percheles, al inhalar una emanación de gases tóxicos. Pero, en la playa de Los Abadejos resultaron también con síntomas de asfixia otras dos personas, una de las cuales incluso llegó a perder el conocimiento.

Heriberto Francisco José Felipe Hernández,  apasionado de la fotografía y de las artes en general, murió, con 43 años, el 17 de noviembre de 1971, por envenenamiento de gases, después de haber acudido en sucesivas jornadas a fotografiar y filmar la última erupción volcánica del Teneguía en 1971. Heriberto fue varios días al volcán con los amigos, y también solo, habiéndose acercado demasiado aquellos días en repetidas ocasiones, incluso comió uvas de la zona el mismo día que llegó a casa con ganas de vomitar y con el vientre hinchado. Según relata su hija, le hicieron un lavado de estómago pero Heriberto falleció en el hospital pocos después".

La razón de este texto, es exponer los peligros derivados de los gases volcánicos. Los volcanes activos liberan al aire columnas de ceniza, polvo, dióxido de azufre, monóxido de carbono y otros gases dañinos, algunos letales. El dióxido de azufre es el más peligroso de estos gases. Cuando los gases reaccionan con el oxígeno, la humedad y la luz solar de la atmósfera forman el esmog volcánico: un tipo de contaminación del aire.  también se llama niebla volcánica. Se forma cuando un volcán hace erupción y libera gases a la atmósfera. Este tipo de esmog puede irritar los pulmones y agravar problemas ya existentes en estos órganos.

El esmog volcánico también contiene aerosoles (partículas y gotitas diminutas) con alto nivel de acidez, principalmente ácido sulfúrico y otros compuestos relacionados con el azufre. Estos aerosoles son lo suficientemente pequeños para ser inhalados hacia lo profundo de los pulmones. Cuyas consecuencias en un primer momento es la irritación de los pulmones y las membranas mucosas. Pero alargar la exposición puede afectar de manera permanente la eficacia de la función pulmonar, sin olvidar que igualmente puede afectar el sistema inmunitario.

El dióxido de azufre es un gas incoloro con olor acre, a huevos podridos, con gran solubilidad en agua. En la naturaleza, el anhídrido sulfuroso puede ser liberado al aire en erupciones volcánicas. Dada su gran solubilidad en agua, al reaccionar con la precipitación de la atmósfera genera la denominada lluvia ácida. //El valor límite máximo de exposición profesional -fracción respirable- para el SO2 admitido en el lugar de trabajo es de 2 ppm/5.3 mg/m3 - La inhalación de forma crónica genera una bronquitis crónica (tos, expectoración, disnea), que puede evolucionar a edema pulmonar.




Las partículas ácidas en el esmog volcánico pueden empeorar las siguientes afecciones pulmonares:

· Asma

· Bronquitis

· Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC)

· Enfisema

· Cualquier otra afección pulmonar prolongada (crónica)

Los síntomas de la exposición al esmog volcánico incluyen:

· Problemas respiratorios, falta de aliento

· Tos

· Síntomas seudogripales

· Dolores de cabeza

· Falta de energía

· Mayor producción de moco

· Dolor de garganta

· Ojos llorosos e irritados

MEDIDAS PARA PROTEGERSE CONTRA EL ESMOG VOLCÁNICO

Si usted ya tiene problemas para respirar, tomar estas medidas puede evitar que su respiración empeore cuando esté expuesto al esmog volcánico:

· Manténgase en espacios cubiertos lo más que pueda. Las personas que tienen enfermedades pulmonares deben limitar las actividades físicas al aire libre. Mantenga las puertas y ventanas cerradas y el aire acondicionado funcionando. También puede ser de ayuda utilizar un purificador de aire.

· Cuando en verdad tenga que salir, use una máscara quirúrgica de papel o gasa que le cubra la nariz y la boca. Humedezca la máscara con una solución de bicarbonato de sodio y agua para proteger aún más los pulmones.

· Use gafas para proteger sus ojos de la ceniza

· Tome los medicamentos para la EPOC o el asma según las indicaciones médicas.

· No fume. El cigarrillo puede irritar sus pulmones aún más.

· Beba muchos líquidos, especialmente líquidos calientes (como té).

· Inclínese hacia delante ligeramente a la altura de la cintura para que le sea más fácil respirar.

· Practique ejercicios respiratorios en espacios interiores para mantener los pulmones lo más saludables posible. Con los labios casi cerrados, inspire por la nariz y exhale por la boca. Esto se denomina respiración con los labios fruncidos. O respire profundamente a través de la nariz hacia el vientre sin mover el pecho. Esto se denomina respiración diafragmática.

· Si es posible, no viaje o abandone el área en donde hay esmog volcánico.

SÍNTOMAS DE EMERGENCIA

Si tiene asma o EPOC y sus síntomas empeoran súbitamente, pruebe usando el inhalador de rescate. Si los síntomas no mejoran:

· Llame de inmediato al 911 o al número local de emergencias.

· Pídale a alguien que lo lleve a la sala de emergencias.

Llame al proveedor de atención médica si:

· Está expectorando más moco de lo habitual o el moco ha cambiado de color

· Está expectorando sangre

· Tiene fiebre alta (más de 100º F o 37.8º C)

· Presenta síntomas seudogripales

· Tiene dolor intenso u opresión en el pecho

· Tiene dificultad para respirar o sibilancias que están empeorando

· Tiene hinchazón en las piernas o el abdomen
Nombres alternativos

Niebla volcánica (Vog)
Referencias

Balmes JR, Eisner MD. Indoor and outdoor air pollution. In: Broaddus VC, Mason RJ, Ernst JD, et al, eds. Murray and Nadel's Textbook of Respiratory Medicine. 6th ed. Philadelphia, PA: Elsevier Saunders; 2016:chap 74.

Centers for Disease Control and Prevention website. Key facts about volcanic eruptions. www.cdc.gov/disasters/volcanoes/facts.html. Updated May 18, 2018. Accessed January 15, 2020.

Feldman J, Tilling RI. Volcanic eruptions, hazards, and mitigations. In: Auerbach PS, Cushing TA, Harris NS, eds. Auerbach's Wilderness Medicine. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 17.

Jay G, King K, Cattamanchi S. Volcanic eruption. In: Ciottone GR, ed. Ciottone's Disaster Medicine. 2nd ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2016:chap 101.

Shiloh AL, Savel RH, Kvetan V. Mass critical care. In: Vincent J-L, Abraham E, Moore FA, Kochanek PM, Fink MP, eds. Textbook of Critical Care. 7th ed. Philadelphia, PA: Elsevier; 2017:chap 184.

United States Geological Survey website. Volcanic gases can be harmful to health, vegetation and infrastructure. volcanoes.usgs.gov/vhp/gas.html. Updated May 10, 2017. Accessed January 15, 2020.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Fotografía Volcanes


La erupción del Cumbre Vieja, en La Palma; a través de 40 imágenes

Repasamos el día a día de la erupción del volcán y la convivencia con los habitantes, científicos y fuerzas de seguridad con el coloso a través de 40 fotografías.
Volcanes



Un nuevo estudio en el lago Toba desafía el conocimiento existente acerca de los supervolcanes.

Para Danišík, estos hallazgos desafían el conocimiento existente y el estudio de las erupciones, que normalmente implica buscar magma líquido.